¿Qué es NFC?

NFC son las siglas de Near Field Communication, una tecnología de comunicación inalámbrica. Tiene corto alcance, es decir, se hace necesario que los terminales estén prácticamente en contacto (menos de 10 cm) para que se produzca la comunicación, sin requerir emparejamiento entre los entre los dispositivos/elementos que participan en la comunicación, propiedades que permiten una comunicación instantánea, que junto a su elevada seguridad frente a otras tecnologías, la posicionó como la tecnología más idónea para realizar transacciones económicas, incluyendo las tarjetas de crédito/débito.

¿Para qué sirve NFC y cómo puede facilitar nuestro día a día?

La tecnología NFC ha impulsado el desarrollo del Internet de los objetos (Internet of Things) y las ciudades inteligentes (Smart Cities) gracias a que sus aplicaciones son infinitas.

A través de posters inteligentes “smartposters”, que incluye una etiqueta NFC “NFC tag” que permite acceder a todo tipo de contenido multimedia únicamente acercando el móvil, lo podemos utilizar por ejemplo para ampliar información: acceder a una web, descargar cupones descuento y ofertas u otro tipo de información (imágenes, videos, datos de contacto, etc),  como identificación para acceder a unas instalaciones o evento,  como medio de pago, etc.

Otras aplicaciones de nfc interesantes, son por ejemplo las posibilidades que permite para automatizar acciones de nuestra vida cotidiana como son abrir puertas, encender las luces, activar un equipo de música, programar el despertador, etc.

Marketing y NFC

La tecnología NFC sigue impulsando la innovación, y prueba de ello es el continuo lanzamiento de artículos y productos que han incorporado nfc, tales como juegos, impresoras, prendas de vestir, joyas, así como su uso como medio pago en medios de transporte, museos, control de acceso, sistemas de embotellado que garantizan la calidad del producto, domótica, el DNI, etc.

En el área concreta del marketing y la comunicación, esta tecnología abre un sinfín de posibilidades para desarrollar acciones de marketing de experiencias.

Gracias a características propias de NFC, tales como la simplicidad de uso, mínimo coste, respeto medioambiental, rápida implantación, seguridad, entre otras, se ha favorecido el desarrollo de soluciones de marketing y de comunicación personalizada, generando un mayor nivel de compromiso emocional del cliente con la marca y permitiendo establecer conexiones directas entre las marcas y los clientes, involucrando al consumidor al permitirle interactuar físicamente con su marca.

Usos en el área del marketing:

La aplicación de la tecnología nfc en marketing tiene un potencial enorme debido a que permite de forma automatizada, segura e inalámbrica el desarrollo de acciones tales como la identificación de usuarios permitiendo el acceso a lugares donde se precisa de identificación personal, la puesta en marcha de acciones promocionales, de fidelización, geolocalización, gamificación, de acceso a información, intercambio de datos, integración con redes sociales y actualización de contenidos en tiempo real, así como la recogida de datos de los clientes y medición de todas las acciones que se lleven a cabo mediante esta tecnología, de forma segmentada.

Esta tecnología permite crear entornos inteligentes tanto en espacios abiertos como espacios cerrados, donde los usuarios pueden interactuar fácilmente. Estos entornos inteligentes pueden diseñarse fácilmente con la incorporación de smartposters.

Algunos ejemplos:

  • Instalación de NFC tags en soportes publicitarios en interiores (establecimientos o espacios cerrados) así como en exteriores (paradas de autobús y mobiliario urbano) para que los usuarios al acercar su móvil puedan acceder a un sorteo o concurso y compartir en las redes sociales.
  • Instalación de smartposters en locales para acceder a ofertas, descuentos, rellenar encuestas de satisfacción, valorar y recomendar servicios, participar en sorteos y concursos, interactuar en redes sociales o acceder a contenido multimedia.
  • Acceso a eventos con badges nfc que permiten además del registro al mismo, interactuar con tótems inteligentes que se activan al pasar el badge nfc y comparte contenido en redes sociales, incluso como medio de pago.

Todas estas herramientas nos permiten conocer mejor a nuestros clientes potenciales, sus hábitos de compra e intereses y facilitan la creación de campañas más atractivas que permiten llegar al consumidor con mensajes personalizados, incrementando su eficacia y rentabilidad.

Las soluciones de marketing y comunicación que incorporan la tecnología nfc permiten el desarrollo de experiencias personalizadas para cada cliente o campaña, captar  su atención, crear experiencias únicas y memorables, recabar datos y sustentar las decisiones basadas en métricas fiables, así como En definitiva, NFC es el sueño cumplido de todo profesional del marketing para diseñar estrategias de éxito.

Qué se ha hecho ya…

Los publicistas avispados conocen las siglas NFC hace tiempo, y por ello los primeros que están incorporando esta tecnología a sus acciones se están posicionando con muy buenos resultados.

Johnnie Walker Blue Label ya está probando sus botellas con chip NFC. No solo como herramienta publicitaria, sino también como certificado de garantía y calidad, para evitar que las botellas sean rellenadas.

La firma de estética Sephora ya usa smartposters en sus tiendas francesas para que los clientes seleccionen sus productos y los compren directamente desde su teléfono, sin tener que hacer colas para pagar.

Mercados en Barcelona y Sevilla, o el acceso al metro en Málaga, ya funcionan con Tecnología NFC para hacer los pagos desde el móvil.

También es una herramienta para contar historias que hagan marketing transmedia.

La empresa granadina Codigonexo, pionera en España en el desarrollo de soluciones basadas en Tecnología NFC, ha diseñado una acción para un blog de crítica gastronómica. Este blog ha distribuido pegatinas inteligentes en los locales que ha visitado, y el público, al acercar su teléfono, accede directamente a la crítica de ese restaurante en concreto. Una idea que ha tenido buena repercusión en el mundo de la publicidad, porque demuestra que esta tecnología aún tiene mucho que ofrecer y que explotar.

Sin duda, es la tecnología que va a condicionar nuestra forma de relacionarnos con el entorno en el siglo XXI, y cada vez serán más las acciones en las que vamos a usarla.