La mayoría de establecimientos de restauración confían en el boca a oreja para captar clientes. Pero para que eso funcione, previamente es necesario que cuides diversos aspectos del local y de su oferta. Sigue leyendo… ¡si quieres llenar todas las mesas!
“Un buen restaurante funciona sólo con el boca a oreja”, se dice a menudo en el sector. ¡Falso! Como demuestra la experiencia, en la restauración el marketing tiene tanta importancia como en cualquier otra actividad. Con la ventaja de que en esta profesión tienes la posibilidad de llegar de forma directa a los clientes, lo cual supone una ventaja respecto a otros negocios.

 

El local

El éxito de un establecimiento de restauración empieza por una buena elección del inmueble. Busca un local adecuado para el tipo de comida que vas a ofrecer y el público al que te dirigirás. También es preciso invertir en interiorismo; si bien algunos clientes aceptan ir a restaurantes cochambrosos sólo porque se come bien y son baratos, no es la regla general.

 

 

La oferta

Como cualquier negocio, debes definir bien el producto que ofrecerás a tus clientes. Analiza la oferta de la zona y los gustos de los consumidores para definir el mix de productos y el formato de tu local. Aunque ofrezcas una carta amplia, intenta especializarte en algo que hagas mejor que los demás y por lo cual sea conocido tu restaurante, o siempre serás uno del montón.

 

 

La publicidad

No te conformes con poner un simple rótulo y el menú en la puerta: son cosas necesarias, pero puedes hacer mucho más. Por ejemplo colocar carteles en la zona, repartir invitaciones o vales de descuento, buzonear folletos, anunciarte en los medios locales, ofrecer una “happy hour”, organizar una fiesta de inauguración, acoger algún evento… ¡Hay muchas posibilidades!

 

 

La promoción

Todos los restaurantes tienen horas “valle” en las que flojea la clientela. Es el momento ideal para ofrecer promociones tipo 2×1, descuentos por comer temprano, degustaciones gratuitas, tapa de regalo con cada consumición, etc. Aunque reduzcas tus márgenes, el hecho de tener gente a cualquier hora del día es la mejor imagen que tu local puede proyectar a los clientes. 

 

 

El servicio

Para algunos expertos, el trato que reciben los clientes influye incluso más que la comida a la hora de valorar un restaurante. Por lo tanto, planéalo todo de forma que tus clientes disfruten de una experiencia placentera: sin esperas, con un personal amable y servicial, una absoluta limpieza e higiene de las instalaciones, platos servidos a su temperatura, facturas claras, etc.

 

 

La fidelización

Asegúrate de que todos los que coman en tu restaurante recuerden siempre su nombre y dirección. Para ello no deben faltar nunca las tarjetas o folletos para coger en la puerta. Así mismo, busca un formato de ticket o factura que te permita incluir algo de publicidad e invita a tus clientes a facilitarte su correo electrónico para recibir ofertas y promociones en el futuro.

 

 

La web

Publicar una página web es una de las mejores inversiones que puedes hacer en relación a coste y resultados. Hoy en día se ha convertido en el sistema preferido para buscar un local en una zona que no conocemos, para eventos de empresas, cumpleaños, etc. Incluso puedes aceptar reservas online y publicar el menú del día para los clientes más fieles. ¡Aprovéchalo! 

 

 

La innovación

¿Quién dijo que en la restauración estaba todo inventado? Puedes aplicar muchas innovaciones a tu negocio: compartir recetas en las redes sociales, publicar ofertas en webs de cupones… Y no todo es tecnología: ¿qué te parece ofrecer a los clientes una zona infantil, cenas para solteros, jornadas temáticas o la posibilidad de traerse su propio vino?

 

 

Los detalles

Los restaurantes que recordamos son los que nos hacen sentir especiales. ¿Cómo puedes conseguirlo? Es cuestión de sensibilidad: acuérdate del nombre de los clientes habituales, sirve a los comensales un aperitivo mientras esperan, obsequia a las parejas con una flor, ofrece envases para llevar las sobras, pregúntales si les ha gustado la comida, etc.

 

 

El encanto

Existen muchos restaurantes en el mundo. ¿Qué hace que el tuyo sea especial? Identifica ese aspecto y poténcialo: la calidad de las instalaciones, la amabilidad del personal, su ubicación privilegiada, sus magníficas vistas… Todo lo demás se puede copiar, pero ese encanto que sólo tú puedes tener hará que tus clientes queden contentos, repitan y te recomienden.

 

¡Buen provecho!

Restaurant Marketing Primer: 82+ Ideas to implement now