La diseñadora presenta su nueva colección a beneficio de la Asociación Down con un desfile en el Real Círculo de la Amistad. 
La diseñadora Basi del Río ha encontrado la inspiración en los caminos romeros, en el de la Virgen del Rocío, en definitiva, en el de la vida, para crear su nueva colección de trajes de gitana, que ayer presentó en un desfile a beneficio de la Asociación Down en el Real Círculo de la Amistad, que estuvo patrocinado por El Día. Minutos antes de que comenzara el desfile y mientras las modelos recibían los últimos retoques de peluquería y maquillaje, Del Río explicó las características básicas de sus creaciones, que las ha recogido bajo el título El camino. Se trata de una colección “llena de frescura y estampados florales, en los que predominan las hortensias, las rosas y las margaritas”, detalló. Y como no podía ser de otra forma, el color estrella de la colección es el arena, aunque los trajes que lucieron las modelos -entre ellas algunas niñas con Síndrome de Down, que hicieron las delicias del público- hubo guiños a una extensa paleta de colores.

Vestidos canasteros, muy ligeros y repletos de volantes. Con encajes y puntillas confeccionados en algodón, pero de diferentes texturas y sin dejar de lado las gasas, la organza y la seda para crear volumen fueron otras de las bazas de la colección de Basi del Río, que mostró unos 40 modelos; la mitad de ellos pertenecen a la línea comercial, mientras que la otra son exclusivos, es decir, que la creadora sólo ha hecho uno de cada. El elemento transgresor de la colección fueron los pañuelos de “piel de ángel” -una tela parecida al raso- sobre la cabeza de las modelos, anudados con lazos muy grandes a un lado del cuello. Según del Río, éste era el “look de las romerías antiguas”. La diseñadora reconoció que en esta ocasión sus nuevas creaciones tienen un lado vintage.

La música no faltó en ningún momento del desfile, ya que contó con la actuación de la cantante cordobesa Lya y del grupo Kalité Flamenco.

La difusión del evento, pero sobre todo, la solidaridad del público hizo que el Real Círculo de la Amistad se quedara pequeño, ya que el aforo estuvo completo. El precio de las entradas fue de 10 euros y la recaudación fue a beneficio de la entidad Down Córdoba.

 
Fuente: Lourdes Chaparro | Actualizado 18.03.2011 – 08:42