En un periodo de tiempo relativamente corto, he pasado de tener que explicar en qué consiste el marketing a escuchar definiciones de todo tipo.

Hoy todo el mundo entiende de marketing… Dicen que todos llevamos dentro un entrenador/a de fútbol, al parecer también queda hueco para un director/a de marketing!! ¿Pero conocemos la diferencia entre marketing estratégico y marketing operativo?

Muchas empresas no tienen clara esta diferencia y consideran que teniendo presencia en redes sociales, o realizando una campaña de publicidad ya están actuando con una estrategia de marketing, cuando lo que están haciendo es uso de una herramienta del marketing operativo, válida, pero sin haberse detenido en reflexionar sobre los valores que la harán diferenciarse de la competencia.

Para ilustrar la necesidad de tener en cuenta el marketing estratégico, os traigo un claro ejemplo de la mano de la empresa cordobesa: Castmay-Diseño, Consultoría y Estudio de Joyería.

 

Llevo tiempo siguiendo de cerca a su gerente Fran Castmay, observando con detenimiento su estrategia de marketing digital, y movida por la curiosidad le ofrecí escribir una entrada en este blog, que pretendía centrarse en ello.

Mi sorpresa fue, que tras mantener una entrevista con él, detrás de esta presencia online, había todo un trabajo previo de marketing estratégico: conocimiento de las necesidades de sus clientes, localización de nichos de mercado, identificación de segmentos de mercado potenciales, orientación de la empresa en busca de esas oportunidades y diseño de un plan de actuación para alcanzar los objetivos buscados.

Castmay Diseño ha sabido diferenciarse de la competencia, dentro de un mercado maduro y castigado, encontrar un nicho y posicionarse como referente dentro del mismo, operando sin límites gracias a su estrategia de comercio online.

La clave del éxito:

Disponer de una estrategia de marketing que conjuga la parte estratégica y operativa. A nivel estratégico, reflexionando sobre valores de la empresa, saber dónde está y dónde quiere ir y a nivel táctico, a través de la puesta en marcha de las herramientas precisas del marketing mix para alcanzar los objetivos planteados.

Todo ello le ha permitido trazar un camino de futuro, basado en la creación de una experiencia única para el cliente, que lo diferencia de la competencia. Donde cabe destacar:

– Su definición como consultoría y diseño de Joyas exclusivas y personalizadas, que brinda a sus clientes la posibilidad de adquirir la joya deseada adaptándose al presupuesto del mismo.

Gemelos Personalizados, en Plata 925, con iniciales del Cliente

Llavero Personalizado en Plata 925, con logo aportado por el cliente

– La puesta en marcha del plan de marketing operativo, especialmente volcado en el marketing digital, ejecutando y controlando todas las acciones.

  

– El uso de alta tecnología, que permite a los clientes visualizar y supervisar paso a paso la creación de la pieza sin que exista físicamente a través de fotografías virtuales. Factor vital para involucrar al cliente en el proceso de fabricación, materializar la joya soñada por el cliente, garantizar la satisfacción final y por supuesto, contrarrestar la desconfianza de la compra online.

Reconocimiento público de un cliente:

“Hace más de 2 años, conocí a Fran Castmay, licenciado en bellas artes y un profesional de las tecnologías. Mi admiración por su trabajo, el tratamiento, estudio y concepción de cada pieza, fue determinante, para que mi decisión de elaborar joyería masculina exclusiva bajo nuestra marca recayera en Fran Castmay.

 Son tres aspectos que destacaría de la profesionalidad de Fran Castmay:

 –     Perfecto conocimiento de los procesos de fabricación de la Joyería, sumado a su capacidad de adaptación a los distintos públicos y  mercados.

–     La capacidad de documentación y estudio que Fran Castmay pone en cada una de sus creaciones, supone tener la oportunidad de poder lucir, un trozo de la historia.

–     Formalidad y entrega al trabajo, este punto se hace de vital importancia, para que todo llegue correcto en tiempo y forma. La dilación, impuntualidades y falta de interés, hacen de empresas buenas, empresas tediosas. Valor que Fran Castmay sabe administrar de una forma magistral.

 La relación con la empresa Bere Casillas, se ha visto especialmente enriquecida con la unión y la apuesta por Fran Castmay. Atentamente, Bere Casillas

En definitiva, enhorabuena a Fran Castmay por  generar engagement con los clientes.

[adsenseyu1]